Una empresa es principalmente un conjunto de personas con un objetivo común. Si todo va bien y el ambiente laboral es propicio los trabajadores no tienen que sufrir ninguna consecuencia física ni psicológica derivada de su trabajo. Sin embargo, hasta un 42% de los trabajadores sufrieron ansiedad en su trabajo en 2020, según los datos de un informe realizado por la consultora Affor Prevención Psicosocial.


Si tu empresa está generando ansiedad a sus empleados lo fundamental es poder detectarlo rápidamente para poder tomar medidas cuanto antes. Sin embargo, no siempre es fácil darse cuenta. La ansiedad es un “monstruo silencioso”. Solo el que la sufre se da cuenta de ella y puede pasar completamente desapercibida a los ojos de los demás. Además, el estigma de la enfermedad mental sigue siendo muy poderoso. 


Según Salvador Ros, presidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada, solo la mitad de las personas que sufren ansiedad piden ayuda, y apenas una fracción de ellas lo hace en su entorno laboral. Por eso, si alguien en tu empresa está sufriendo ansiedad a causa de su trabajo lo más probable es que no te estés dando cuenta. 


Sin embargo, existen algunas técnicas para poder detectarlo. Aquí hay algunas situaciones que podrían alertar de este problema:

Rotación sin explicación aparente


Una apreciable cantidad de bajas laborales se están produciendo últimamente sin que haya una razón aparentemente evidente para muchas de ellas. Los empleados que deciden dejarlo hablan de “cambio de época” para ellos, de “crecer” o de “buscar nuevos horizontes” pero no concretan qué es lo que es lo que les lleva a la conclusión de que es el momento de irse. Es un buen indicativo de que hay algo en la cultura de la empresa que hace que los trabajadores no estén a gusto. 

Bajas recurrentes por ansiedad

Incluso la mejor empresa para trabajar en el mundo se enfrentará con el tiempo a la baja por ansiedad de alguno de sus trabajadores. No obstante, es un uno de los indicativos más eficientes para saber si es está creando un ambiente demasiado exigente con el bienestar psicológico de la empresa.

Conviene no sacar conclusiones de un hecho aislado porque puede haber muchos factores externos que se nos escape, pero si después de un gran momento para la empresa se producen dos o más bajas cortas por motivos difusos puede que el pico de trabajo no haya sido gestionado adecuadamente por la empresa y haya afectado al bienestar de los trabajadores.

Comparar el ratio de bajas de una año con el anterior o a lo largo de varios periodos del año puede ser también un factor interesante para saber si se ha fallado en algún aspecto o se están presentando dinámicas.

Cambios de actitud y tono en las comunicaciones

Las reuniones son el momento de poner en común el trabajo realizado y los planes para avanzar, pero también un lugar muy útil para tomar la temperatura a la empresa. No hay que preocuparse de que una persona hable poco o mucho, o de que utilice un tono o una forma de expresarse más o menos directa o efusiva. Las reuniones pueden servir más bien para observar si algo ha cambiado en las dinámicas de comunicación de forma repentina. 

Si  una persona que normalmente se expresa con pasión o detalle no interviene o lo hace de una manera parca puede que esté molesta o incómoda por el tema que se está tratando. Si sus compañeros también cambian repentinamente de tono es fácil darse cuenta de que hay alguna situación que está tensionando las relaciones de los compañeros y empeorando el ambiente.

Afrontar el problema

La ansiedad de los trabajadores no tiene una sola causa, sino que puede derivar de un amplísimo ramillete de problemas tanto dentro como fuera de la empresa. Por eso conviene identificar las causas, pero también acercarse a una cultura de empresa más cuidadosa con las necesidades de sus colaboradores.





¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te ayudaremos a
resolverlas.