Una de las consecuencias de la pandemia del COVID-19 ha sido el agotamiento general de la población. Tanto de su bienestar físico como de su bienestar mental. Principalmente ha sido a causa de las restricciones y el ver que salíamos de un agujero para entrar a otro más grande. 


Todo esto ha afectado de forma indirecta a los trabajadores con lo que conocemos como “burnout laboral” o simplemente “burnout''. ¿Qué es el burnout laboral? ¿Cuáles son los síntomas del síndrome de burnout? ¿Qué fases tiene el burnout en el trabajo? Te lo explicamos a continuación.

¿Qué es el burnout laboral?

Seguramente muchos se han hecho la misma pregunta con el síndrome de burnout: ¿Qué es? La traducción literal de “burnout” es “agotamiento”, por lo que burnout laboral se podría traducir al español como “cansancio” o “agotamiento laboral. La Organización Mundial de la Salud define burnout como “un síndrome conceptualizado como resultado de un estrés laboral crónico que no ha sido satisfactoriamente tratado”. 


Lo que antes se conocía como estrés laboral ahora ha pasado a ser una preocupación mayor, ya que en 2018 la OMS clasificó el burnout laboral como una enfermedad laboral. La pandemia también ha jugado un papel importante en el auge de esta enfermedad.


Según la consultora Sage, el número de trabajadores que afirman tener estrés laboral ha aumentado casi 10 puntos porcentuales respecto a los años pre pandemia. Hoy en día un 74% de los trabajadores afirma padecer estrés laboral. 


Sin embargo, cuando hablamos de burnout, la definición va mucho más allá de un síndrome de desgaste profesional. Se trata de un tipo de estrés crónico que no ha sido tratado y hace mella en la salud y el bienestar mental de los trabajadores, lo que afecta directamente a su empeño laboral.

¿Cuáles son los síntomas del burnout laboral?

El burnout laboral no es diferente a otras enfermedades. Es decir, hay unos síntomas del síndrome burnout que se manifiestan antes y durante el padecimiento de esta. Los síntomas asociados al “burnout laboral” son los siguientes: 


  • Agotamiento. Las personas que presentan un cuadro de burnout laboral tienden a estar cansadas y agotadas tanto física como mentalmente. Se presenta una apatía constante que empieza primero en el lugar de trabajo y se extiende en otros aspectos de la vida diaria del trabajador. 


  • Desmotivación y descenso de la productividad. Uno de los primeros síntomas de que un trabajador sufre “burnout laboral” es el descenso de su productividad. Cada vez vemos que los resultados de ese trabajador empeoran, no muestra proactividad alguna y se limita a hacer lo justo y necesario.  Para muchos esa falta de ganas sería causada simplemente por que el “trabajador es un vago y no quiere trabajar”. Nada más lejos de la realidad, hay veces que es necesario indagar y preguntar al trabajador sobre las causas de su descenso de productividad. Preguntando se han resuelto más cosas que reprimiendo.



  • Apatía y poca proactividad. Cuando no estamos motivados en nuestro trabajo se nota y lo notan. Más allá de la productividad existe la proactividad, es decir, cuando un empleado se anticipa a una situación sin que un superior se lo mencione. Un trabajador con un desgaste evitará a toda costa ser proactivo ya que no tendrá ni la motivación ni las ganas para hacerlo.


¿Qué fases tiene el burnout laboral?

Un trabajador no empieza a sufrir burnout laboral de la noche a la mañana. Por lo que en el síndrome del burnout las fases son varias. Saber detectarlas es clave para atajar el problema de la mejor manera. Las fases más recurrentes del burnout laboral son: 


  1. Fase de estancamiento. El trabajador se da cuenta de que las posibilidades de ascender o ir más allá en la empresa son nulas y no se adaptan a sus expectativas. La motivación y la ilusión siguen presentes en esta fase.


  1. Fase de frustración. Síntomas como la fatiga y la irritabilidad aparecen en esta fase. El trabajador no está contento con su situación y, aunque no lo hace saber de forma pública, aparece la fatiga, ansiedad e irritabilidad a la hora de trabajar.


  1. Fase de apatía. Esta fase afecta directamente a la productividad del trabajador, ya que únicamente hará sus tareas y no intentará ir más allá. Cuando un trabajador muestra síntomas de apatía es visible para la mayoría ya que se nota en su desempeño y resultados. 


  1. Fase de desesperación. Esta fase aparece cuando el burnout laboral está avanzado. Sus síntomas son parecidos a los de la depresión ya que sentimientos de fracaso, soledad o vacío aparecen en el empleado. La consecuencia final de no saber detectar un trabajador que sufre burnout laboral es el despido de este o que cambie de empresa o proyecto. Sin embargo, el proceso de pasar de la primera fase a la última puede durar meses, incluso años. Años en los que el trabajador no ha sido 100% productivo y en los que la empresa ha tenido un activo desaprovechado, lo que se ha traducido en una pérdida de ingresos indirecta.



Saber detectar el desgaste laboral profundo en una empresa es una inversión a futuro. Los trabajadores se sentirán protegidos y todos saldrán beneficiados. 


Desde Vitaance te ofrecemos un seguro de vida que va más allá de lo convencional. Incentiva a tus empleados a mejorar su bienestar mental y físico a través de nuestra aplicación de engagement, en la cual podrán completar challenges y ganar recompensas.


Te interesa mejorar el bienestar en tu empresa?

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse varius enim in eros elementum tristique. Duis cursus, mi quis viverra ornare, eros dolor interdum nulla, ut commodo diam libero vitae erat. Aenean faucibus nibh et justo cursus id rutrum lorem imperdiet. Nunc ut sem vitae risus tristique posuere.

Claro que sí