Nunca es fácil empezar a mejorar sus hábitos saludables. Te aconsejamos ir poco a poco incorporando nuevos hábitos a tu estilo de vida.

Te compartimos una serie de recomendaciones para que empieces a cumplir tus objetivos de vida sana.

1. Practica ejercicio regularmente

Incorpora rutinas de ejercicio en tu día a día, de esta manera lograrás acondicionar tu cuerpo y mejora tu salud, tanto física como emocional.

Puedes empezar cambiando pequeños hábitos, como subir las escaleras en vez de usar el ascensor o desplazarte en bicicleta en vez de usar el coche u otro medio de transporte. Estos pequeños cambios te permiten reducir el sedentarismo y tener una vida saludable más activa.

2. Consume alimentos con fibra

Los alimentos con fibra ayudan a tu salud digestiva obteniendo mejor tránsito intestinal y mejor digestión. Las frutas, las verduras y las semillas, contienen fibras y contribuyen a ayudarte si las consumes regularmente. La fibra de salvado de trigo, así como la sandía, ayudan el tránsito intestinal y por consiguiente ayuda a la salud digestiva.

3. La hidratación es uno de los hábitos más importante y además el más fácil incorporar en tu rutina.

El cuerpo se compone en su mayoría por agua, debido a esto, es vital que te mantengas hidratado constantemente, permitiendo recuperar líquidos. Es recomendable es beber dos litros de agua diarios para tener una hidratación óptima.

Consumir esta dosis de agua es de gran beneficio porque ayuda a mantener las funciones físicas y cognitivas normales.

4. Dale importancia al descanso

Si tienes tu mente y tu cuerpo relajados y descansados, puedes aumentar tu concentración en actividades diarias, permitiendo aumentar tu productividad y tu humor. Se recomienda descansar entre 7 y 9 horas al día.

5. Reduce el estrés en tus actividades

El estrés se produce debido a que una hormona llamada cortisol se descontrola. Con el estrés, los estados de ánimo también se ven afectados. Por esta razón, tener niveles altos de cortisol en nuestro organismo puede ser causa de estrés.

Existen métodos sencillos para reducir el estrés, aplicándolos en tu vida. Escuchar música, por ejemplo, ayuda al cerebro a relajarse.  Respirar profundamente o tener una pequeña siesta también te puede ayudar a relajarte y bajar el nivel de estrés.

Te dejamos por aquí nuestra playlist favorita 😍

6. Practica técnicas de Mindfulness

Las técnicas de Mindfulness te permiten estar más consciente de lo que haces y evitan que pensamientos negativos te impidan estar al cien por cien en tus actividades. De esta forma conseguirás ser más feliz y tener una vida más plena.

Puedes aplicar estas técnicas a la hora de comer por ejemplo. Concéntrate en los alimentos que ingieres, disfruta de cada bocado y de todos los sabores, de esta manera conviertes tu comida en un momento de placer.


Así que ya sabes, llevar una buena alimentación, ser más activo, beber mucha agua, y tomarse la vida con calma, son las claves para llevar una vida sana.

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te ayudaremos a
resolverlas.